Retirada Estratégica

9-29-16-strategic-retreat

Cada uno de nosotros queremos avanzar. Ya sea para alcanzar metas personales, o metas que como compañía nos hemos fijado, todos deseamos avanzar. Algunas veces, para poder avanzar debemos hacer uso de algo conocido como retirada estratégica.

Cuando le gente piensa en retirarse en una cierta área, lo considera como el resultado de algún tipo de pérdida o derrota.

  • Puedes optar por retirarte de una empresa o negocio porque las cosas no resultaron de la manera en que esperabas.
  • Puedes optar por retirarte de una relación porque tomó una dirección en la que no te sentiste cómodo.
  • Puedes optar por retirarte de un proyecto escolar después de darte cuenta de que terminaría en fracaso.

Todas estas son formas de retirada. Pero, ¿podría existir alguna otra manera? ¿Podría haber una manera de retirarse que no esté únicamente definida como una pérdida, sino que incluso pudiera prepararte para el futuro?

¡Absolutamente! Esto es lo que yo llamo retirada estratégica.

Retirada estratégica es el arte de retirarse de manera que te puedas preparar para el éxito futuro.

Mientras que algún tipo de pérdida o derrota podría preceder a una retirada estratégica, el elemento que en realidad define a este tipo de retirada es la manera en la que “te retiras”, de modo que puedas tener la mayor oportunidad posible de tener éxito en el futuro.

Cuando comenzamos la iglesia Ciudad de Vida, una de las primeras cosas que hicimos fue comenzar una reunión de oración semanal. ¡Las reuniones eran geniales! Nos congregábamos en un parque local cada semana y orábamos por nuestra ciudad. Esta reunión creció hasta alcanzar las 60 personas, que era un número increíble para el tamaño de nuestra iglesia.

Poco tiempo después de haber comenzado la iglesia, decidí cambiar el formato de la reunión de oración y darle un pequeño giro. ¡Fue un desastre! La reunión terminó con una asistencia de 10 personas. Decidí re configurar la reunión una vez más y regresarla a como estaba antes, ¿el único problema? La reunión nunca volvió a ser como antes… Y la asistencia iba de las 12 a las 30 personas en un buen día.

Tuve que pensar fuertemente durante esos días. Y, junto a mi esposa y algunos otros, decidimos hacer una retirada estratégica.

Tomamos la decisión de cancelar completamente esa reunión, mientras que al mismo tiempo decidimos hacer dos cosas. Primero, decidimos poner nuestro enfoque principal en los grupos pequeños que se reunían durante la semana. Eliminar una de nuestras dos reuniones nocturnas semanales, nos permitiría dedicar el 100% de nuestros esfuerzos en la construcción de un área en lugar de dos. Segundo, decidimos convertir la reunión de oración semanal que yo dirigía en un grupo pequeño de oración dirigida por líderes voluntarios de nuestra iglesia.

Para nosotros, está fue la mejor decisión que pudimos haber tomado. Al pensar sobre la necesidad de una retirada, y luego al figurar cuál sería la mejor manera de emplearla, estábamos eligiendo aproximarnos a nuestra retirada de una manera estratégica.

Muy a menudo, nos retiramos sin tomar el tiempo para procesar las consecuencias de nuestra retirada. Elige pensar sobre tu retirada de una manera estratégica, de modo que dicha retirada te prepare para el mayor éxito posible en tu futuro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *